0020765270

De cada 10 deudores del IPV, 6 deben cuotas fijas que no llegan a los $100

La mitad de los que alcanzaron la casa propia con ese instituto de Mendoza están atrasados, a pesar de tener cuotas de ínfimo valor.
La mitad de los más de 65.000 adjudicatarios del IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) están atrasados con sus pagos de la casa propia que obtuvieron en los últimos 15 años. Pero el dato impactante es que la gran mayoría tiene cuotas fijas menores a los $100 por mes y aun así acumulan hasta años de deuda y no se ponen al día.
Tal situación de morosidad crónica motivó al IPV a ofrecer un plan de facilidades para regularizar la deuda o intentar la cancelación.
El plan “Ponete al día, tu casa vale” (www.ipvmendoza.gov.ar) comenzó en agosto pasado, proponiendo una quita del 100% de los intereses por mora y el pago de la deuda en 24 cuotas sin interés. El plan será prorrogado hasta agosto próximo, tras lo cual el Instituto tiene previsto activar juicios y desalojos.
La iniciativa nació porque a la nueva gestión del organismo se le presentó una situación inesperada: “Después de tantos años, hay cuotas fijas y en pesos que, por la devaluación, quedaron empequeñecidas a montos irrisorios, lo que provoca que hoy al IPV le salga más caro enviar la boleta para cobrar la cuota de la casa, que efectivamente cobrar la cuota”, explicó a Diario UNO Damián Salamone, titular del Instituto.
“Por esa razón –continuó– pusimos este plan de regularización, para ordenar la situación de los que están atrasados y a la vez ahorrar fondos en la gestión de cobro”.
Salamone adelantó: “Con el plan dimos una oportunidad a todos los deudores para que se pongan al día. Ahora vamos a extenderlo hasta agosto y luego empezaremos con las medidas judiciales que correspondan contra los que no hayan pagado”.
Desde agosto, lograron que 904 deudores regularizaran su situación. Al IPV le pareció una cantidad auspiciosa, pero aún está lejos de los más de 32.000 que faltan regularizar.
Cuota chicas, deuda grande
Los números oficiales del IPV dan cuenta de que el 51% de los que recibieron una vivienda del Instituto en los últimos 15 años están al día con sus cuotas; mientras que el 49% restante está atrasado, en algunos casos con hasta 100 cuotas impagas.
De ese universo de deudores, que representa el 49% del total de los adjudicatarios, el 62% tiene cuotas que están por debajo de los $100 y otro 18%, que llega a $500 o menos.
Así, el 80% de los morosos deben cuotas cuyo valor es menor a $500.
Los motivos de semejante panorama son variados y de hecho no han sido puntualmente relevados.
Cuando se consulta, la respuesta es una: “Hay de todo”. Y ese de todo incluye desde aquellos que deliberadamente no pagan hasta los que no pueden pagarla, aunque sean menos de $100, porque su nivel de ingresos se lo impide.
La morosidad crónica estaría atada a la falta de voluntad de pago de los adjudicatarios y a la gestión del IPV para recuperar los créditos.
Así lo evaluó Rodrigo Giménez, funcionario del Instituto, quien indicó: “Está claro que no hubo una conciencia formada de la importancia de pagar al día la cuota de la vivienda y que tampoco hubo un buen sistema de cobro del IPV”.
Precisó: “Si bien la gestión anterior intimó a los deudores, no hubo un plan para regularizar”.

FUENTE DIARIO UNO

Share this post

No comments

Add yours