image5952e775c9bc89.85694569

Bambi: la ternura sigue intacta

La película sobre el ciervito que debe abrirse camino solo, tras la muerte de su madre por cazadores furtivos, sigue emocionando a los niños del siglo XXI como si fuera la primera vez.
¿La historia de un ciervito adorable y sus amigos o, más bien, la del fin de la inocencia? De cualquier forma y casi 75 años después, el impresionante efecto del clásico de Disney “Bambi” sigue vigente.
Los estudios Disney han conquistado a generaciones enteras de niños con su pionera película, estrenada el 13 de agosto de 1942 en los Estados Unidos, sobre un ciervo de ojos saltones y su cariñosa madre.
Pero la impactante imagen del joven Bambi acurrucado al lado del cuerpo de su madre muerta, abatida por cazadores furtivos, se ha convertido en un ícono de la historia del cine e incluso se considera un instrumento para romper el tabú de la muerte y ayudar a los más jóvenes a lidiar con el duelo.
Fue también lo que inspiró al ex Beatle Paul McCartney a interesarse por los derechos de los animales y ha servido como patrón para escenas de muerte de Disney, desde Mufasa en “El rey León”, claramente inspirada en “Bambi”, hasta el hermano de Hiro, Tadashi, en el film animado de 2014 “Grandes héroes”.
¿Película de terror?
El diseñador de producción Paul Felix es responsable de retocar la animación para la edición de diamante de la cinta, disponible en dvd y blu-ray en los Estados Unidos desde este mes de junio.
En los estudios de Disney en Burbank, California, contó a un grupo de periodistas que vio “Bambi” por primera vez ya de adulto y cree que es “simplemente una clase magistral” con un “impresionante uso del color”.
“Bambi” no fue el único film de esa época en Disney que exploraba traumas de infancia. También lo hicieron “Dumbo” (1941), “Blancanieves y los siete enanos” (1937) y “Pinocho” (1940), entre varios más.
Pero la historia del venadito también lidera listas de los momentos más tristes del cine e incluso la revista Time la ubicó entre las 25 mejores películas de terror de todos los tiempos junto a “Frankenstein” (1931), “El exorcista” (1973) y “La noche de los muertos vivientes” (1968).
Niños reales
Rompiendo esquemas para la época, Walt Disney usó voces de niños reales en la que se convertiría para siempre en su cinta favorita entre las innovadoras animaciones de su compañía.
La voz de Bambi es de Donnie Dunagan. Nacido en Texas en la época de la gran depresión y criado en Memphis, Donnie fue llevado a California para hacer la voz del joven Bambi después de haber trabajado en “El hijo de Frankenstein” en 1939 junto a Boris Karloff.
Fue el quinto y último crédito en el cine de este joven actor, que a los 13 años ya trabajaba como mecánico tornero antes de alistarse como instructor en la Marina estadounidense y convertirse en un héroe.
Dunagan recuerda que la compañía y el propio Walt Disney no reflejaban la pomposidad que vio en otros estudios en su corta carrera en la industria.
“No sabía que Disney era el jefe de todo aquello. Era un trabajador como los demás, estaba en todas partes, ayudando, dando ideas, con una personalidad entusiasta y que siempre te miraba a los ojos”, dijo a la AFP este ex-actor, hoy de 82 años.
Peter Behn, de la misma edad, tenía cuatro años cuando audicionó para el papel de Bambi, pero no lo consiguió debido a lo que Disney llamó una voz “demasiado revoltosa”.
En su lugar recibió el papel del amigo juguetón del venado, el conejo Thumper (Tambor, en la versión hispana).
Hijo de un exitoso guionista, Behn ya había aparecido en otros cortos pero, al igual que Dunagan, se metió al Ejército y luego se dedicó a los bienes raíces. Hoy vive en las montañas de Utah con su segunda esposa.
“Le puedes preguntar a 10 personas si alguna vez vieron la película y por lo menos nueve te dirán que sí. Es difícil encontrar a alguien que no la haya visto y a quien no le haya afectado de alguna manera”, señaló Behn.
En la Argentina
“Bambi” se estrenó en Buenos Aires el 9 de diciembre de 1942, con un primer doblaje al castellano coordinado por el cineasta argentino Luis César Amadori y del que participaron actores luego muy reconocidos entre nosotros como Eduardo Rudy (entonces de 23 años, voz de Bambi joven), Narciso Ibáñez Serrador (hijo de Ibáñez Menta, entonces de 7 años, que le puso voz a Tambor niño), Pablo Palitos (voz de Tambor joven) y Juan Ricardo Bertelegni, conocido como “Semillita”, que prestó su voz entonces de 20 años para el personaje del zorrillo Flor.
Este doblaje argentino, que conservaba las canciones en inglés, se mantuvo hasta 1969 en que fue reemplazado por otro de tono más neutro realizado en México y que se sigue usando hasta hoy en todas las copias de la película que se emiten en la tevé de Latinoamérica.
En Mendoza
A nuestra provincia la película llegó casi ocho meses después que a Buenos Aires y se estrenó el miércoles 21 de julio de 1943 en el Cine Teatro Independencia.
Diario Los Andes destacó, en su edición del día siguiente, el “marcado tono emotivo de las escenas” y el “profundo humanismo que campea en las diversas situaciones”, e incluso el comentario termina diciendo que “el doblaje al castellano no era imprescindible, puesto que la justeza descriptiva permite una inmediata comprensión de los episodios”.
La leyenda cuenta que Walt Disney, que había visitado la Argentina en 1941 (el 25 de setiembre de ese año pasó por Mendoza y fue recibido por cientos de escolares en los cines Avenida y Buenos Aires), se habría inspirado en el paisaje de Bariloche, ciudad que visitó inmediatamente después, para crear su película “Bambi”. Si embargo, muchos de los que recuerdan aquella visita, sostienen que sólo se trató de una estrategia publicitaria y de una fantasía muy propia del magullado ego argentino.

FUENTE DIARIO LOS ANDES

Share this post

No comments

Add yours